jueves, septiembre 21, 2006

La pregunta por el sentido de la vida (y IV)

Compartir la vida con los otros
(Continuación de La pregunta por el sentido de la vida III)

Todo lo que se ha dicho hasta aquí tiene, pues, un corolario: encontrar el sentido de la vida no es una tarea que puede realizarse en solitario. En primer lugar, porque las tareas que llevan a cabo los propios ideales uno las emprende no tanto porque se le ocurran espontáneamente como porque otros le ofrecen la oportunidad de realizarlas, o al menos le ponen en el camino de entusiasmarse con ellas y llegar a convertirlas en el propio proyecto vital. Las tareas que llenan la vida surgen muchas veces de oportunidades encontradas y aprovechadas. Cuando uno tiene una oportunidad y no la aprovecha, la pierde, quizá porque no se da cuenta de su alcance.

En segundo lugar, el sentido de la vida se encuentra más fácilmente cuando existen unos bienes comunes que se comparten con quienes están unidos a nosotros. Cuanto más profundamente unidos estemos con ellos, tanto más rico es ese compartir, y tanto más nos enriquecemos, tanto menos solos nos quedamos. La compañía de los demás, vivida como amistad, ayuda, amor o participación en tareas comunes, ayuda a sentirse útiles, comprendidos, apoyados y beneficiados por la tarea común que a todos nos reúne y en cierto modo nos protege.

Quienes tienen un vivo sentido de la presencia de los demás en su vida, quienes hacen de ella una conversación continuada y una tarea vivida en compañía, tanto menos están en peligro de que la pregunta por el sentido de la vida les atenace, tanto menos posibilidades tienen de sucumbir a su propio fracaso y quedarse paralizados, en aquella situación que al principio se dijo que era la causante de que surja la pregunta por el sentido de la vida, esa pregunta que no surge cuando las cosas nos van bien, en compañía de otros, porque entonces tenemos una clara justificación para nuestros esfuerzos.



# 28 GSV - El sentido de la vida - Categoría: General
(The Meaning of life) & PSN - El sentido de la vida - Categoría: Relaciones interpersonales

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

En mi opinión, la felicidad se alcanza cuando te propones una serie de objetivos, y los cumples. Por eso la felicidad nunca es completa, una vez conseguidos los objetivos que te propones, te propones otros nuevos. La felicidad absoluta nunca se puede conseguir, pues siempre hay algo que hacer. En cuanto al sentido de la vida, no le encuentro mucho sentido, no vivimos por voluntad propia, y considero absurda la existencia de muchas de las personas que vivimos en este mundo, ya que no tenemos una finalidad, nada que hacer por mejorar el mundo, simplemente vivir, hasta que morimos.

9:44 p. m.  
Blogger Leonardo Bravo said...

Parece inegable. Hay personas cuya vida parece carecer de sentido. Si transformamos los proyectos temporales en metas absolutas, los más brillantes intentos se tornan en traiciones, e incluso en vehículo para envilecernos. Una y otra vez la vida se encarga de darle la razón al cor inquietum agustiniano...

El corazón parece pedir algo más perfecto, más acabado, más pleno. No me es posible aquí entrar en detalles pero me parece que una de las vías de solución a la contingencia es la perfección griega.

11:17 a. m.  
Blogger osverol said...

Dice un conocido que él encuentra que el sentido de la vida está en saber lo que se quiere y luchar por ello.
Y que daría un premio a quien le diera otra explicación válida - pero no dice qué premio da… :)

A mí se me ocurre que la palabra sentido tiene varios significados, de los que aquí caben al menos dos: el de razón o motivo final (¿para qué?) y el de dirección (¿hacia dónde?)

Un poco la propuesta citada toma esas dos acepciones, pero yo la modificaría, pues pienso que el “para qué” no es necesariamente “lo que se quiere” (lo que uno quiere, lo que yo quiero), sino que puede ser “lo que quiere quien me puso aquí y me dio estas características, cualidades y habilidades”. Y el “hacia donde” sí es “hacia cumplir eso” por lo que hay que luchar para lograrlo. Completada esa propuesta con dos ideas: la del amor y la del goce, yo plantearía esto:

El sentido de mi vida está en descubrir para qué estoy yo aquí , querer hacer eso (amarlo), esforzarme permanentemente en cumplirlo y disfrutar todo ese proceso.

Y para mí que una parte estará en conocerme a mí mismo (yo soy un fin en mí mismo, pero en perpetuo desarrollo ¿qué fin es ese al que aspiro, al que debo llegar?) y en amarme, para construirme mejor y caminar hacia ese fin, hacia mi realización plena.
Otra parte estará en conocer y amar también a la naturaleza y a los demás hombres (individualmente - el otro - y colectivamente - la sociedad), y contribuir a su propio desarrollo, pues veo que nada logro sino usando recursos naturales y apoyado por los demás.

Razón (conocimiento), amor, voluntad (esfuerzo), goce. Cualidades humanas que me parece definen el sentido de la vida humana.

1:03 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home