sábado, septiembre 16, 2006

El Principito y el sentido de la vida

Por Sebastián Mantilla Baca

Publicado en Diario El Comercio el 26 de abril del 2006

Image

El Principito está de cumpleaños. En este mes de abril se cumplen 60 años de la primera edición francesa de este querido y extraordinario libro. Cuando uno analiza detenidamente las razones por las cuales leemos este cuento con la relativa frecuencia, da la impresión de que su mensaje tierno y crítico se mantuviera siempre actual.

Pareciera como si el autor, Antoine de Saint-Exupéry, lo hubiera hecho con los secretos y misterios de las grandes obras. Por esta razón quizá, el Principito ha llegado a ser como una de esas pocas cosas que atesoramos y conservamos en algún rincón de nuestra intimidad.

Con un lenguaje aparentemente sencillo, el Principito nos narra el encuentro entre un aviador y un pequeño niño en el medio del desierto. Los diálogos que se suceden van descubriendo poco a poco el sentido humanista de esta historia. Todos ellos son presentados a través de una serie de metáforas cargadas de un profundo simbolismo.

Seres humanos, estrellas, flores y animales aparecen en espacios en donde adquieren sentidos diversos.
Los dibujos de serpientes boas, por ejemplo, son un agudo cuestionamiento al mundo de los adultos. Las personas adultas, dirá el Principito, no ven y no perciben las sutilezas de la vida. Es más, viven divididos y en continua contradicción.

Es como si el autor hubiese tomado una fotografía del hombre moderno o lo hubiera retratado con exactitud: su culto a la eficacia, el pragmatismo, el consumismo y el individualismo desmedido son solo unos cuantos defectos. ¿Dónde están los hombres?, pregunta el Principito a la serpiente. Se está un poco solo aquí (en el desierto). También se está solo entre los hombres, responde la serpiente.

El problema de esta contradicción no está en que no podamos, sino en que no queramos ver. Lo esencial, dirá el Principito, es invisible a los ojos: sólo se ve con el corazón. Por eso, las personas adultas no pueden descubrir las cosas realmente importantes. Preocupados por sus ideas de éxito y sujetos de sus pequeñas certezas, anulan muchas veces al ser profundo que late en su interior.

Para el Principito lo importante no radica tanto en las cosas como tales, sino en el sentido de ellas. Por eso dirá: “Los hombres de tu mundo cultivan miles de rosas en un jardín, pero no encuentran lo que buscan. Y, sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua”.

Pasajes y extractos como los mencionados hasta aquí son nada más que una muestra del profundo sentido humano que tiene este libro. El Principito, con sus palabras y sus actos, cuestiona al mundo y sus aspectos negativos, pero también hace un llamado para descubrir además la belleza de la vida y la importancia de la ilusión, la esperanza y todo aquello que nos permite superarnos.

Por eso, ahora que les he contado esta historia, si alguna vez viene hacia ustedes un niño de cabellos dorados, que ríe, pregunta y a veces no responde, ya saben de quién se trata. Sean buenos e indulgentes con él. Pero eso sí, escríbanme rápido, cuéntemen a mi también de que el Principito ha regresado…




# 23 CUL - El sentido de la vida - Categoría: Naturaleza o cultura
(The Meaning of life - Nature and culture)

4 Comments:

Blogger Sweet Beer said...

Recuerdo haber leido el libro hace muuuuchos años y me encanto, aunque quizas en aquella epoca no llegue a encontrar su vedrdadero significado. Prometo volver a leerlo.

Articulo muy interesante.

He creado un blog, dedicado a cuestiones relacionadas con el sentido de la vida. Aunque muchos más modesto que este. Podéis visitarlo en :

Sentido de la vida


saludos

10:27 p. m.  
Anonymous Bele said...

El Principito es el libro más bello que he leido en mi vida...debo haberlo leído más de 20 veces (en serio) pero siempre le encontré algo distinto. Ese "poder" no lo tiene cualquier libro y éste aún tiene algo más: Exúpery logra que amemos a su personaje, logra que, a pesar de los 60 años que han pasado, los que tenemos aún corazón de niño (aunque sólo tengo 18 años) podamos recordarlo como si en su visita a la tierra, el Principito, también se encontró con nosotros y que su ternura y sabiduría permanecerán vigentes sin importar los tiempos.

2:01 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

SUUUPER BUEN LIBRO, HERMOSO, LO QUE SI, NECESITO QUE ME AYUDEN, HACE TIEMPO TENIA AL PRINCIPITO EN CASSETTE, CON LA VOZ Y PIANO DE ROBERTO BRAVO.. ALGUIEN SABE EN QUE LUGARPUEDO EN CONTRARLO EN MP3?
EN EL ARES LO BUSQUE Y NO LO ENCONTRE, PORFIS, EL QUE SEPA, ME SCRIBE UN CORREITO, MKI MAIL ES MAKITAYBERTI@HOTMAIL.COM
GRACIAS

1:06 p. m.  
Blogger miradas de caracol said...

Para los amantes de "El Principito" os dejo un link al tailer de mi último documental, que trata de la búsqueda del ejemplar en la lengua malgache... un saludo!
http://www.youtube.com/watch?v=1CTtuhMdaDQ

9:59 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home